Ansiedad

La ansiedad te trae un mensaje


Obesidad

Si te digo que alguna vez viví con una profunda sensación de miedo constante, ¿te suena familiar? No temas, estás a salvo de cualquier cosa que te pueda preocupar :)

Quiero acompañarte en este viaje de sanar tu mente aliviando tus pensamientos, nutriendo tus emociones y creando rutinas saludables que te ayuden a escuchar y entender tu cuerpo.

Una enfermedad con la cual me crucé en algún momento de mi vida, fue la ansiedad. Hoy comprendo lo discreta y nociva que puede llegar a ser y lo importante que es tomar consciencia sobre ella para tratarla a tiempo y liberarnos de sufrimientos innecesarios.

Empecemos por el principio, ¿qué es la ansiedad?

La ansiedad es ese sentimiento de riesgo, miedo, temor, expectativa e inquietud que no te deja vivir con tranquilidad. Viene provocada por ciertos pensamientos y creencias que mandan señales (exageradas) a tu cerebro, produciendo respuestas físicas en tu cuerpo como sudores, temblores, taquicardia, entre otros síntomas. Es normal que estos síntomas ocurran al estar expuestos a situaciones de peligro, lo que no es normal es que sea tu estado cotidiano.

La sensación de ansiedad la hemos experimentado en momentos cruciales de nuestras vidas, pero quiero que sepas que el trastorno de ansiedad es una situación más profunda que estar estresado o preocupado. Es muy importante que entiendas que cuando ese temor no proviene de una acción realista, es momento de respirar y evaluar nuestra ansiedad.

La ansiedad refleja emociones ocultas y varios aspectos de nuestra existencia. Puede que tengamos ataduras del pasado, o que estemos muy arraigados a pensar en el futuro, generando mucho miedo y expectativa.

En nuestros días es algo bastante común por el ritmo de vida que llevamos; el estrés extremo es uno de los principales desencadenantes de la ansiedad, la vida agitada y la sensación de andar sin tiempo para nada. Pero bastante común no quiere decir que estemos obligados a vivir con ella, por eso, vamos junt@s a vencerla con hábitos de cuidado holístico, sanando desde la raíz :)

Tus miedos se convierten en ansiedad

Cuando la ansiedad llega pareciera que te priva de la libertad; libertad de respirar bien, de sentirte tranquilo, sobre tu manera de pensar y comportarte, sobre las decisiones que llevas a cabo, y libertad sobre tus emociones y sentimientos, todo esto es influenciado por el miedo, el miedo es el más grande obstáculo al disfrutar de la vida.

El miedo es causado en gran parte por tus pensamientos. El problema hoy en día es que tienes más miedos de los que necesitas para sobrevivir, le tienes miedo a cosas que no están sucediendo en este momento, le tienes miedo a cuestiones que si pasara eso que temes, perderías la oportunidad de ser feliz. Entonces, el miedo de fondo, es ser lastimado emocionalmente y esto hace que con el tiempo generalices el miedo a otros aspectos de la vida.

Es momento de detenernos y conocer a qué le tememos, esto nos ayudará a diferenciar las emociones y poder enfrentarlas, diferenciando cuando son amenazas reales o un espejismo generado por tu mente. Empieza por identificar a qué realmente le temes:

  • Te sientes ansios@ o temeros@ por las situaciones que se aproximan
  • Te preocupa que otros te juzguen o examinen
  • Sientes temor de ser avergonzado o humillado delante de otros
  • Evitas ciertos eventos sociales debido a estos temores

Sana tus emociones, sana tu ansiedad

Si realmente quieres liberarte de la ansiedad es muy importante que tengas libertad mental y emocional. A veces la ansiedad viene como consecuencia de la tensión que se origina en tu interior al no permitirte ser tú mismo, al callar tus emociones, esconder tus ideas y frenar tu espontaneidad, obviamente por miedo al rechazo, al ridículo o a llamar la atención.

Cambiar la forma de pensar sobre algo, verlo desde otro punto de vista, puede ayudarte a calmar la reacción de miedo y reducir la ansiedad.También es importante que tengas libertad emocional. La reconoces cuando tus reacciones emocionales no dependen de las acciones o palabras de los demás. En el sentir está tu proceso de sanación y conexión ¡No reprimas tus emociones! Eso solo te perjudica.

Las emociones llegan para decirte algo y si no te conectas con ellas en el momento que llegan, te generan el miedo y enfrentarlas será más difícil y confuso. Por eso te recomiendo que una vez al día te sientes en silencio, cierres tus ojos, empieces a sentir tu respiración, escucha tus emociones, escucha tus pensamientos, dale la bienvenida y reconoce qué necesitas en ese momento, quién tiene la respuesta que estás buscando... eres tú, es tu esencia.

Aquí está la clave querid@s. Siempre un ataque de ansiedad trae un mensaje para ti: Recuerda que todo desequilibrio emocional es una oportunidad para conocerte y para recuperar la fortaleza y confianza que necesites en tu interior, no solamente para superar la ansiedad, sino para recuperar el gusto por vivir.

¡No te preocupes! No eres la única persona que ha luchado contra los miedos, y te aseguro que en nuestro interior tenemos la fuerza para superarlo.

Aprendamos cómo se manifiesta la ansiedad

Sé que no te gusta sentirte así, pero tampoco lo puedes evitar muchas veces. Aunque la ansiedad es una respuesta muy normal a eventos estresantes o desafiantes de la vida como mudarse, cambiar de trabajo o tener problemas económicos; cuando esta sensación se vuelve más grande que los eventos que los desencadenaron ( es decir, se vuelven constantes), podríamos estar ante un trastorno de ansiedad.

Aquí te dejo los 8 síntomas de la ansiedad más comunes

  • Si te sientes nervios@, irritable o al borde.
  • Cuando pierdes el apetito o ansiedad por comer todo el tiempo.
  • Si tienes una sensación de peligro inminente, pánico o fatalidad.
  • Cuando sientes un aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Tienes una respiración rápida (hiperventilación), sudoración y / o temblores.
  • Te sientes débil o cansad@ por problemas para dormir.
  • Sientes dificultad para concentrarte.
  • Experimentas problemas gastrointestinales (GI).

Conoce otras manifestaciones del trastorno de ansiedad


Puedes llegar a sentirte debilitad@ por esta enfermedad, pero no bajes la guardia ni te rindas. Es posible controlar los síntomas de la ansiedad con la ayuda adecuada de un profesional. Y si algo significa eso, es que es momento de tomar el timón de tu vida, y dirigirte hacia otra dirección. Se acerca un GRAN CAMBIO que te permitirá re-nacer de las cenizas para brillar con tu luz propia. ¡Te lo aseguro!

Presta atención si sospechas de un trastorno de ansiedad, porque si no le prestas atención a tiempo, puede desencadenar complicaciones en la forma de llevar tu vida y en la forma de relacionarte con tu entorno, además puedes terminar experimentando ataques de pánico que son una molestia y complican tu salud con síntomas bastante fuertes. ¡Así que muy atent@!

☁Cuando no te expresas:

Callar lo que piensas y sientes, puede hacer que empeoren los síntomas de la ansiedad. De este modo, el desempeño laboral, el nivel académico y tu futuro profesional pueden verse comprometidos.


☁Cuando no confías en ti:

Descuidar tus necesidades y dudar de ti, pueden llegar a hacerte sentir un miedo o ansiedad desproporcionado con lo que estás viviendo, que incluso se vería inadecuado para tu edad, u obstaculizar tu capacidad para llevar una vida normal.


☁Cuando tienes sensación contrarreloj:

Sentir que nunca tienes tiempo para nada, que tienes muchas cosas por hacer y muy pocas horas en el día son indicios importantes de que la ansiedad está llegando a tu vida.


☁Sensación de no futuro:

Cuando crees que todo te sale mal, que nada vale la pena y que nada tiene sentido.


☁Procrastinación:

Vives evitando hacer cosas pero luego te estresas porque no las has hecho.


Descubramos los tipos de ansiedad

Para ayudarte a entender lo que estás viviendo y acompañarte en el proceso de sanación, me gustaría que conociéramos junt@s los tipos de ansiedad o reacciones que estás teniendo frente a distintas situaciones de la vida, por eso aquí te comparto diferentes tipos de ansiedad, para ver si te identificas con alguno:

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG):

Este es el padecimiento más común de ansiedad. Si has llegado a sentir preocupación excesiva y duradera ante una situación, sin saber cómo o por qué estás así, puede que tengas TAG.

Trastorno de pánico:

Se trata del miedo que te congela, ese que físicamente te ocasiona aprehensión, incluso temblores, confusión, mareos, náuseas y dificultad para respirar. Si sufres de ataques de pánico puedes llegar a sentir una amenaza mortal frente a los detonantes.

Fobia específica:

Todos podemos tener un miedo hacia alguna cosa o situación en particular, por ejemplo, a las arañas. A diferencia de los trastornos de ansiedad, cuando tenemos una fobia, se nos hace imposible controlar los sentimientos de miedo en torno al desencadenante.

Agorafobia:

Es el miedo a lugares, eventos o situaciones cotidianas, en el que nuestra mente nos engaña al hacernos sentir atrapados. Si tienes agorafobia, puede que sientas miedo a salir de casa o usar los ascensores, incluso en el transporte público.

Mutismo selectivo:

Este tipo de ansiedad es común en los niños. Si has notado que no sientes la capacidad de hablar en determinados lugares o frente a algunas personas, es momento de revisar qué pasa y por qué tienes ese bloqueo emocional.

Trastorno de ansiedad social:

Es el miedo al juicio de otras personas. Reprimirte por temer lo que piensen los demás puede llevarte a tener sentimientos de miedo escénico, miedo a la intimidad y ansiedad en torno a la humillación y el rechazo; esto limita tu libertad y tus relaciones sociales.

Trastorno de ansiedad por separación:

Lo sé, las separaciones suelen tener un espacio para el duelo, pero muchas veces conlleva a altos niveles de ansiedad e inseguridad duradera e incontrolable. La separación a veces puede resultar en síntomas de pánico.

¿Te sientes identificado? Respira, no estás sol@ y te voy a dar las claves para dejarlo atrás.

¿Cómo saber si sufro de ansiedad?

Aprende a reconocer un ataque de ansiedad y empieza tu proceso de sanación.

Este enredo de emociones y sensaciones físicas que tenemos frente a un ataque de ansiedad puede tener un desencadenante específico: un examen, problemas en el lugar de trabajo, estrés, una enfermedad o un malentendido en una relación.

En ocasiones la ansiedad puede resultar una sensación muy confusa a la cual no sabes cómo reaccionar ni controlar, sobre todo cuando no entiendes el detonante, pero será más fácil de calmar si te enfocas en entender que este miedo es producto de pensamientos no realistas.

¿Te gustaría poder identificar si sufres de ataques de ansiedad? Hazte esta prueba rápida.

Test de ansiedad

  • Sientes miedo incontrolable.
  • Tu respiración se vuelve agitada o tienes dificultad para respirar.
  • Tienes la sensación de estar viviendo una experiencia extracorporal.
  • Sientes un "Nudo en el estómago".
  • Quieres huir, aislarte o esconderte.

Si lograste identificarte con más de 3 de estos síntomas, en escenarios desencadenantes para ti, entonces es momento de aceptar tu ansiedad y comenzar a escuchar esas emociones para resolverlas. ¿Quieres hacer algo al respecto? Sana tus pensamientos controlando tu mente

4 pasos para calmar un ataque de ansiedad

Ya llegamos hasta aquí, el momento en el que nos armamos de valor y decidimos comenzar a calmar la ansiedad, de forma natural; donde encontramos las soluciones en nuestra mente, sanando nuestros pensamientos.

Aunque un ataque de ansiedad pueda ser atemorizante, podemos hacerle frente y controlar sus síntomas.

Ansiedad

Respira

Muchas personas no prestan atención a su respiración durante un ataque de ansiedad cuando su respiración generalmente se vuelve superficial, rápida y errática. Cuando respiras lenta y profundamente, aumentas el flujo de sangre a tu cerebro, lo que te devolverá el control. INHALA profundamente contando 4 tiempos, sostén por 7 tiempos y EXHALA por la boca contando 8 tiempos, repite hasta que sientas que vuelves a tu paz.
Ansiedad

Sigue la regla 3/3/3

Mira tu alrededor y nombra tres cosas que veas y que estés agradecido. Luego, nombra tres sonidos que escuches Finalmente, mueve tres partes de tu cuerpo: puede ser el tobillo, los dedos o el brazo. Siempre que sientas que tu cerebro va a 100 millas por hora, este truco mental puede ayudarte a centrar tu mente, llevándote de regreso al momento presente.
Ansiedad

Piensa positivo

Presta atención a tus pensamientos y emociones, escríbelas, y pregúntate de donde provienen. A menudo, en situaciones de pánico, nuestros pensamientos se distorsionan y necesitan ser desafiados. Por lo tanto, puede ser una buena idea eliminar los pensamientos y emociones negativas que nos hacen sentir miserables.
Ansiedad

Enfrenta tus miedos

No te vayas, huyas ni ignores lo que te esté causando ansiedad (a menos que, por supuesto, sea potencialmente mortal). Al enfrentar el miedo o la preocupación directamente, no siempre esta tendrá control sobre ti y te causará ansiedad. Es posible que debas hablar con un psicoterapeuta capacitado sobre tu ansiedad y tus miedos, especialmente si has estado expuest@ a algún tipo de trauma.

Hábitos holísticos sobre cómo evitar la ansiedad

La nutrición holística (nutrición a todos los niveles) nos da muy buenas pautas de cómo evitar la ansiedad, ha sido un arma bastante útil en el camino de vencer y evitar la ansiedad en mi vida. A veces puedo ser muy insistente con el tema, pero siento que mi propósito en la vida es compartir todas esas cosas buenas que me han permitido mejorar, y esta práctica ha sido trascendental para mi sanación, por eso a continuación te comparto algunas formas de evitar un ataque de ansiedad de manera natural cuidando tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

☼ Camina en la naturaleza.


☼ Escucha música relajante.


☼ Recuerda parar y respirar.


☼ Contacta a alguien que te haga sentir seguro.


☼ Práctica la imaginación guiada y la meditación.


☼ Sé amable y gentil contigo mism@.


☼ Limita la ingesta de cafeína.


☼ Recuerda que esto es solo temporal.


☼ Encuentra un mantra que funcione para ti, por ejemplo: “Estoy a salv@, estoy bien”.


Cómo controlar la ansiedad en tu día a día

Controlar la ansiedad en tu día a día es más sencillo de lo que parece. Un paso a la vez, con pequeños cambios e incluyendo hábitos nuevos, notarás grandes cambios en tu vida. ¡Anímate a mejorar, anímate a despejar tu mente de la ansiedad!

Ansiedad

Respira bien

Si aún no sabes cómo calmarte con respiración intencional del vientre, ¡es el momento! La respiración abdominal es fácil de practicar y gratutia.

Obesidad

Medita

La calma es un trabajo interior. Date el regalo de la serenidad y comienza el día con 10 minutos de soledad y energía positiva. Piensa tranquilo, mesurado y de mente abierta.

Selfcare

Cuídate

Verte bien puede ayudarte a sentirte bien. Hazte un cambio; cada momento que te dedicas, te recarga de energías. Te sentirás renovad@ y proyectando de afuera hacia adentro.

Obesidad

Adiós desorden

¿Alguna vez te preguntaste cuánto tiempo perdemos cuando no encontramos las llaves del auto o el mando del televisor? Lo más probable es que tengas demasiadas cosas obstruyendo tu espacio vital.

Obesidad

Duerme temprano

Descansar es imprescindible. La falta de sueño es culpable de la ansiedad, ya que amplifica las reacciones anticipatorias del cerebro, aumentando los niveles generales de ansiedad.

Obesidad

Sal al aire libre

Cuando pasamos tiempo en la naturaleza, le damos a la mente y cuerpo un descanso del ajetreo y el bullicio que te causa ansiedad. Sin importar dónde vivas, siempre encontrarás un lugar sereno y encantador para hacerlo.

Obesidad

Piensa positivo

Convéncete de que la baja autoestima, culpa y vergüenza no son reflejo de la realidad. Recuerda que los pensamientos negativos provocan sentimientos negativos.

Obesidad

Practica la gratitud

¡GRACIAS! Por muy mala que esté nuestra situación, siempre pudieras estar peor ¡Se agradecido de lo que tienes! Toma nota mental de las cosas positivas y aférrate a que todo es temporal.

evitar la obesidad

Muévete

El ejercicio es el remedio natural contra la ansiedad. Además de aclarar la mente, activa las endorfinas y nos ayuda a dormir profundamente por la noche, ¡a movernos!

Obesidad

Acepta tu ansiedad

Acepta absolutamente todo lo que estás sintiendo. Pero no se trata de rendirse y vivir con ansiedad. ¡No, no, y no! Entiende, sanar depende de ti, de trabajar todos los días para calmar tu entorno.

Cómo tratar la ansiedad desde la alimentación holística

Como ya te lo comenté, existen muchas razones para desencadenar la ansiedad o los estados ansiolíticos, incluidos los determinantes sociales, encajar en algún lugar, situaciones familiares, pensamientos, emociones y sobre todo el miedo, pero uno de los factores más importantes que afectan el desarrollo cognitivo y el comportamiento del ser humano es la NUTRICIÓN.

El cerebro y el estómago tienen una conexión muy importante, pues lo que no funciona ni se absorbe bien en el estómago, no va a funcionar en el cerebro.

Comienza a sanar la ansiedad en tu cuerpo

✰ ¡Adiós chatarra, hola comida rica y saludable!

Sé que lo he dicho muchas veces, pero créeme cuando te digo que llevar una dieta saludable funciona. Bájale a la cafeína, consume mucho menos alcohol, trata de eliminar el azúcar de tu vida y dedícate a aumentar las Vitaminas B, D Calcio y Magnesio , adiciona probióticos en tu alimentación diaria. Asegúrate de que todos los alimentos que lleves a tu plato sean ricos en Vitamina B, como verduras de hoja verde o legumbres. Vitamina D, como los pescados grasos, la yema del huevo, y los hongos; también alimentos con alto contenido de Calcio y Magnesio como vegetales marinos, sésamo, Omega 3 (obtenido en pescados salvajes), grasas buenas y saludables como aceite de oliva, aceite de coco y las nueces.

✰ ¡Suda, pero de energía, no de miedo!

Hacer ejercicio con frecuencia es la mejor medicina para un cuerpo saludablemente activo. En nuestros días es muy común mantenerse sentad@ por mucho tiempo frente a la pantalla del celular, el computador o televisor, pero esto trae serias consecuencias. Trata de tomar un descanso de 30 minutos, camina una vez al día para aumentar tu sensación de bienestar, tómate el tiempo necesario para mantener tu cuerpo activo.

✰ Intenta meditar, ¡mi favorita!

La meditación, que se conoce como reducción del estrés basada en la atención plena, además de ayudarte a manejar la respiración y bajar tus niveles de ansiedad puede ser una herramienta útil de conexión contigo mism@ para aprender a escuchar tu cuerpo. Así podrás descifrar de dónde proviene la emoción para trabajar en ella y ayudar a calmar tus pensamientos. Recuerda: ¡TU CUERPO ES EL MENSAJERO DE TU INCONSCIENTE, ESCÚCHALO!

✰ ¡Desconéctate para conectarte!

Practicar yoga o alguna otra actividad como podar el jardín, hacer una sesión de meditación guiada por Youtube, practicar una hora de pilates o incluso escuchar la música que más te gusta son algunos ejemplos de formas simples de aliviar estrés; ¡mantener la mente ocupada en cosas que te gusten y disfrutes te ayudará a estar en tu zona o flow! y te olvidarás por completo de aquellas cosas que te hacen sentir ansios@. Una de mis actividades favoritas para sobrellevar la ansiedad es ir a caminar, visitar parques o lugares abiertos sin tanto ruido. Estar en contacto con la naturaleza me brinda la sensación de calma que busqué durante mucho tiempo.

¡Ahora es tu turno! Respira y comienza hoy.

Obesidad

¿Cómo ayudar a una persona con ansiedad?

Puede que hayas tenido la suerte de no vivir la ansiedad, pero seguramente conoces a alguien que cumple con todos los síntomas que ya mencionamos, ¡tú puedes ayudarl@! para empezar puedes compartirle este artículo, pero sobre todo acompáñal@, apóyal@... haz que se lo tome en serio.

Lo primero que puedes hacer es ayudar a entrar en consciencia de que la ansiedad es un estado emocional que no es normal y que puede superarse al entender que no hay de qué preocuparse.

Segundo, oriéntal@ a estar en el presente; ubicarlos en la realidad significa que se digan a sí mismo la verdad de lo que está sucediendo en ellos y a su alrededor, sin magnificar o sin irse al futuro.

Tercero: Es importante que reconozcan y hagan una lista de sus miedos, de tal forma que empiecen por el que les sea más fácil, y mientras enfrentan sus miedos enséñales a hacer altos, respirar y sentir la emoción.

Compártele afirmaciones positivas:

  • Me dejo fluir con lo que siento.
  • Saldré adelante, esto me fortalece.
  • Estoy a salvo, estoy seguro, me permito soltar esta tensión.

Por último, hazle saber que LA ANSIEDAD es una sensación que quiere hacerle abrir los ojos a una realidad más benévola y fértil para su vida y sus sueños. Quiere hacerle ver que afuera de la mente hay todo un mundo por descubrir, y sobre todo, un mundo por vivir.

Ya para despedirme quisiera invitarte a ver la ansiedad de forma compasiva y sobre todo positiva, para muchos, la ansiedad ha sido lo mejor que nos ha pasado en la vida, sólo a través de ella hemos encontrado nuestro lugar en el mundo y eso tiene un significado invaluable.

¡Gracias ansiedad por traerme hasta acá!